Estrellas de mar en el Mediterráneo

domingo, 21 de abril de 2019 22:29

Uno de los animales favoritos de las personas que amamos el azul son las estrellas de mar. Pertenecen al filo equinodermos junto con los erizos, ofiuras, pepinos de mar y comátulas, presentan entre otras características comunes una simetría pentarradial (cinco radios) aunque no sea muy evidente en los erizos, por ejemplo. Por cierto, "equino” viene del griego y significa erizo y “derma” significa piel como bien sabemos. La etimología del nombre de este filo nos recuerda que tienen púas como las del erizo terrestre aunque tampoco se note en todas las especies.

Los equinodermos son animales bentónicos (βένθος/benthos, significa "fondo marino”). Viven en fondos rocosos, arenosos, debajo de piedras o en praderas de fanerógamas; la mayoría no puede vivir en aguas salobres o de mezcla con agua dulce porque no pueden soportar cambios de salinidad. De ahí que en el Mar Menor solo se encuentren especies pertenecientes a la clase Holothuroidea, como por ejemplo los pepinos de mar Holothuria polii y Oestergrenia digitata.

En las fotos de arriba vemos a Ophidiaster ophidianus (foto 1) y Echinaster sepositus (foto 2) junto otro equinodermo, el erizo Paracentrotus lividus

Las estrellas de mar pertenecen a la clase Asteroidea (ἀστεροειδής significa «de figura estelar, de estrella). La mayoría de estrellas de mar tienen 5 brazos pero pueden tener más. Su tamaño puede variar entre 2 cm y 1 metro, aunque las que podemos observar en nuestra costa mediterránea suelen medir de 12 a 24 cm. Se desplazan gracias a sus pies ambulacrales que les sirven también para alimentarse, respirar y atrapar objetos.

Lo que más nos llama la atención de estos preciosos animales son sus vivos colores que van del rojo al verde o marrón.

Foto nº 3  Marthasterias glacialis     Foto nº 4 Cocinasterias tenuispina

Foto nº 5 Asterina gibbosa     Foto nº 7 Astropecten bispinosus

 

Foto nº 8 Las estrellas de mar pueden regenerar sus brazos en caso de que un depredador se lo haya arrebatado como se puede ver en esta imagen de Cocinasterias tenuispina

Foto nº 9 Dos ejemplares de Asterina gibbosa devorando un quitón.

En este vídeo de Eulalia Rubio se puede ver a la estrella de capitán Asterina gibbosa desplazándose sobre una piedra.

--------------

Fuentes consultadas:

Calvín Calvo, J.C. (2000). El ecosistema marino mediterráneo. Guía de su flora y fauna. 

Göthel, H. (2006). Fauna marina del Mediterráneo. Barcelona. Omega