¿Esponjas? ¡No! Son...

jueves, 9 de mayo de 2019 13:20

Quizá te hayas encontrado en las orillas de las playas del Mar Menor estas masas de cápsulas y hayas pensado que eran esponjas. Sin embargo, estas formaciones tan curiosas son puestas del gasterópodo marino Hexaplex trunculus, llamado comúnmente corneta o busano, que contienen o han contenido sus huevos fecundados y que es abundantísimo en el Mar Menor.

Concha de Hexaplex trunculus

Como se puede ver en la foto de arriba, este molusco tiene una concha sólida y gruesa formada por una espiral de 6 vueltas que acaba en un canal sifonal corto; puede llegar a medir hasta 8 cm de longitud. Dentro de la concha este caracol de mar se encuentra el cuerpo formado por la cabeza y un pie musculoso ventral que le sirve para el desplazamiento; este pie termina en un opérculo córneo que cierra la concha cuando el animal se retrae a su interior. 

En la foto de la izquierda se puede ver el pie fuera de la concha terminado en el opérculo. En la foto de la derecha el opérculo cierra la corneta como una “tapadera”.

En este vídeo de mi hermana Eulalia o mío (no recordamos quién lo hizo) podemos ver los ojos al final de los tentáculos y el pie haciendo movimientos para recuperar su posición.

Hexaplex trunculus es carnívoro y carroñero por lo que es muy frecuente ver esta caracola en los fondos arenosos de aguas someras del Mar Menor devorando otros moluscos, principalmente bivalvos o animales muertos. En la foto de la izquierda está comiendo una almeja (Mactra corallina); en la foto del centro come una aguja (Syngnathus abaster) y en la de la derecha vemos  un grupo de cornetas dándose un festín.

Hexaplex trunculus es un molusco bentónico (bentónico significa que vive en los fondos marinos) que sirve de soporte a organismos que necesitan una base dura para adherirse como las algas verdes Acetabularia calyculus y Dasycladus vermicularis o el anélido Branchiomma bairdi.

La corneta presenta sexos separados y se reproduce a finales de la primavera; segrega estas características masas formadas por cápsulas donde se encuentran miles huevos de los que saldrán los nuevos gasterópodos. En la siguiente foto todavía se pueden ver algunos pequeños caracoles que aún no han roto la cápsula.



En la foto de la izquierda la puesta está todavía en la corneta pero a veces ponen los huevos en otras superficies como se puede ver en la foto de la derecha donde están sobre una de las conchas de Fulvia fragilis, un bivalvo invasor en el Mar Menor, muy abundante en años pasados pero que en la actualidad casi ha desaparecido.

En la antigüedad, desde los tiempos de los egipcios y después en época fenicia y romana, las caracolas Murex brandaris y Hexaplex trunculus eran utilizadas para fabricar la púrpura; este tinte se obtenía de las sustancias que segregan estos moluscos. En la bahía de Algeciras se han encontrado restos arqueólogicos tardorromanos de un taller en el que se fabricaba la púrpura.

Puestas de Hexaplex trunculus en las orillas del Mar Menor


---------------------

Fuentes consultadas

Calvín Calvo, J.C. (2000). El ecosistema marino mediterráneo. Guía de su flora y fauna. 

BERNAL, D., ROLDÁN, L., BLÁNQUEZ, J., PRADOS. F. y DÍAZ, J.J. (2005): Un taller de púrpura tardorromano en Carteia (Baetica, Hispania). Avance de las excavaciones preventivas en el conchero de Vlla Victoria

Ictioterm

Cibsub

------------------------

Para ir a la sección de moluscos que habitan el Mar Menor haz clic aquí y moluscos en el Mediterráneo aquí